El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior. Su función es sostener los órganos pélvicos (vejiga y uretra, útero y vagina; y recto) en la posición adecuada porque de ello depende su normal funcionamiento.

Se cree que esta estructura tiene forma de hamaca pero esta idea es errónea, debemos más bien imaginarnos un «puente colgante». 

En este puente imaginario tendríamos el hueso sacro en un extremo (donde finaliza la columna vertebral) y en el otro lado el pubis. 

Los «cables suspensorios», que gracias a su tensión adecuada mantendrían el puente firme, serían principalmente los ligamentos de sostén.

Estos unen las estructuras óseas con los órganos pélvicos, que se encontrarían colgando de este puente. Por último, el suelo del puente lo formaría un plano muscular (concretamente el músculo elevador del ano) y una lámina de tejido conjuntivo (es el tejido que en nuestro organismo proporciona sostén, donde encontramos fibras de colágeno ordenadas en paralelo, a modo de lámina; en el caso del suelo pélvico se llama fascia endopélvica).  

A diferencia de un puente estático, nuestro suelo pélvico no es rígido, es algo dinámico, que se adapta a nuestro movimiento, a los cambios posturales… y lo hace siempre manteniendo una adecuada tensión que sujete nuestra vejiga, el útero y el recto dentro de la pelvis. Cuando el suelo pélvico se debilita, las estructuras que sostiene descienden y por lo tanto se altera su función.

Un suelo pélvico debilitado puede provocar incontinencia urinaria, molestias, prolapsos (caída de los órganos intraabdominales), dolor de espalda e incluso disfunciones sexuales. Si tienes alguno de estos síntomas, consulta con nuestra fisioterapeuta para valorar en qué estado está tu musculatura pélvica.

Los servicios que te ofrecemos desde Belly&Baby:

Fisioterapia para embarazadas:

• Preparación al parto. Mediante técnicas osteopáticas y recomendaciones de higiene postural se intenta mantener en cada trimestre tanto una correcta alineación como una pelvis libre de tensiones y así evitar lesiones.

• Recomendaciones para combatir el estreñimiento y así evitar sus consecuencias como lo son las hemorroides, varices pélvicas, etc.

• Drenaje Linfático Manual (DLM) para mejorar el retorno venoso y mejorar la circulación.

• Masaje perineal.

Post parto:

• Diástasis abdominal.

• Episiotomía y desgarros.

• Cicatriz de la cesárea.

• Dolor lumbopélvico.

Fisioterapia para disfunciones miccionales y/o anorrectales:

• Incontinencia urinaria de esfuerzo.

• Incontinencia urinaria de urgencia.

• Incontinencia urinaria mixta.

• Prolapso.

• Vejiga hiperactiva.

• Incontinencia fecal.

Fisioterapia para la disfunción sexual:

En el caso de las mujeres existen disfunciones sexuales las cuales afectan a la calidad de vida de la mujer, disfunciones tales como el vaginismo, dispareunia, vulvodinia, anorgasmia, coxigodinia y síndrome de dolor miofascial. Este tipo de disfunciones pueden ser tanto estructurales (después de un parto, cirugías pélvicas, cicatrices, etc.) como psicosomáticas (trastornos psicológicos) de ahí la importancia de hacer un buen diagnóstico y saber derivar en caso de ser necesario.

 Puedes pedir cita a nuestra Fisioterapeuta y Osteópata Sandra Luján al teléfono 641743749 o en www.bellybaby.es 

0
    0
    MI CARRITO
    Mi carrito está vacio